Está en: INICIO > Noticias

La nueva ordenanza de Convivencia Ciudadana ha sido redactada "por y para los ciudadanos y es buena y positiva para Castelln y sus vecinos"

Viernes, 30 de Mayo de 2008

El concejal de Seguridad Pública, Joaquín Torres, ha presentados esta mañana uno de los textos más importantes por los que se regirá la ciudad una vez sea aprobado por pleno y finalice el periodo de exposición pública como es la ordenanza de Convivencia Ciudadana que ha sido redactada "por y para los ciudadanos y es buena y positiva para Castellón y sus vecinos", ha dicho Torres, quien ha puesto de manifiesto su satisfacción por este documento que ha aprobado esta mañana la Junta de Gobierno Local. 

El Ayuntamiento de Castellón "ha contado con la colaboración de los ciudadanos y ciudadanas, así como con las aportaciones de los tres grupos políticos, para la redacción de este documento tan importante para la capital de La Plana y que contribuirá a mejorar la calidad de vida de todas y todos los castellonenses". 

Según ha comentado Torres, el objetivo de esta convivencia auspiciada por el equipo de gobierno "es preservar el espacio público como lugar de convivencia y civismo donde todas las personas puedan desarrollarse en libertad con respeto a la dignidad y a los derechos de todos y todas. Queremos, con este texto, promocionar, exigir y fomentar la convivencia y el civismo en los espacios públicos en la ciudad. Un documento que lleva parejo sanciones las conductas que puedan perturbar, lesionar o deteriorar la convivencia propia y la de los bienes que se encuentran en los espacios públicos". 

Se trata, pues, de bases que regulan el día a día de la ciudad, así como sanciones aplicables en caso de incumplimiento de éstas. 

La ordenanza está formada por 45 capítulos estructurados en una exposición de motivos, seis capítulos y una disposición final.
Además, el texto obliga a los organizadores de actos en espacios públicos a garantizar la seguridad de las personas y los bienes y disponer de los permisos necesarios.
Así pues, Torres ha explicado que la nueva ordenanza prohíbe:

1. Daños o alteraciones sobre los bienes municipales.
2. Pintadas, escritos, inscripciones y grafismos en bienes públicos o privados.
3. Carteles, banderolas y otros elementos similares en lugares no autorizados.
4. Esparcir y tirar todo tipo de folletos y octavillas en la vía y espacios públicos, así como colocar publicidad sobre la parte exterior de los parabrisas de los vehículos.
5. La venta de vehículos usados realizada fuera de un establecimiento comercial, en la vía pública o en espacios de uso o dominio público por considerarse venta ambulante no susceptible de ser autorizada.
6. Talar, romper o zarandear árboles, cortar ramas y hojas, raspar su corteza o esparcir residuos en sus proximidades.
7. Subirse a los árboles, arrancar flores o plantas, pisar el césped, usar de forma indebida las plantaciones, tirar papeles o desperdicios fuera de las papeleras, encender o mantener fuego o acampar salvo que exista autorización expresa.
8. Manipular papeleras, contenedores, mobiliario urbano, así como la señalización portátil así como de las vallas o cintas policiales.
9. Abandonar en la vía pública cualquier objeto que suponga riesgo para las personas, sacudir prendas y alfombras por los balcones y ventanas y colocar maceteros en los balcones sin protección así como regar desde los balcones cuando se produzca molestias a los peatones.
10. Disparar petarnos y cohetes salvo autorización o en fiestas locales.
11. Bañarse en estanques y fuentes y lavar cualquier objeto en los mismos o animales, así como practicar juegos en estos recintos.
12. No realizar actividades que puedan ensuciar las vías y espacios públicos y no impedir o dificultar de forma deliberada el normal tránsito peatonal en aceras y calzadas.
13. Ofrecer juegos de azar que comporten apuestas con dinero o bienes en el espacio público.
14. Acrobacias con bicicletas, patines o monopatines en lugares no autorizados.
15. Conductas que bajo apariencia de mendicidad o formas organizadas representen actitudes coactivas o de asedio o impidan la libre circulación de los ciudadanos.
16. Defecar, orinar o escupir en cualquier espacio o vía pública.
17. Actuaciones agresivas, amenazadoras o insultantes contra cualquiera de las autoridades y funcionarios municipales en los actos que se celebren en edificios municipales.
18. Impedir o perturbar la celebración de actos y festejos autorizados.
19. Alterar el orden y la tranquilidad pública con actuaciones tumultuarias.
20. Consumir bebidas alcohólicas en los espacios públicos cuando se causen molestias a las personas que los utilizan o los vecinos cuando se haga con envases de vidrio o de lata.
21. La permanencia y concentración de personas que se encuentren consumiendo bebidas alcohólicas cuando supongan un peligro para la convivencia pacífica –se podrá realizar en terrazas y espacios autorizados, la zona de las tascas, en Magdalena, fiestas del Grao y diversas fiestas de calles y barrios, con autorización municipal-.
22. Venta ambulante en los espacios públicos sin autorización.
23. Realización en espacio público del tarot, videncia, masajes, tatuajes o similares.
24. Baño en los espigones o zonas donde no se permita el baño, así como el uso del jabón u otros elementos de higiene en duchas públicas de la playa.
25. Promoción, contratación o prestación de servicios de naturaleza sexual en espacios públicos a cambio de contraprestación económica siempre y cuando altere la tranquilidad y/o seguridad de los ciudadanos. 

El concejal de Seguridad Pública ha comentado que, por lo que respecta a las sanciones, éstas se reparten en:
LEVES- Multas de hasta 750 euros
GRAVES- Multas de entre 751 y 1.500 euros
MUY GRAVES- Multas de entre 1.501 y 3.000 euros 

En este punto, el concejal ha afirmado que los ingresos obtenidos por el Ayuntamiento en virtud de estas sanciones, "se destinarán a mejorar el espacio urbano como lugar de encuentro y convivencia". Además, el infractor podrá solicitar la sustitución de la sanción por la realización de labores o trabajos para la comunidad, de naturaleza y alcance adecuados y proporcionados a la gravedad de la infracción. 

Finalmente, Joaquín Torres ha destacado la importancia que supone el cumplimiento de esta ordenanza "con el fin de hacer una ciudad más humana y para mejorar la calidad de vida de todas y todos los ciudadanos".



Síguenos: